Como cambia nuestro cerebro con la edad
1.0/5 rating 1 vote

Como cambia nuestro cerebro con la edad

En un mundo en que los mercados laborales son cada vez más dinámicos, muchos trabajadores de edad avanzada temen ser dejados de lado y perder sus empleos debido a la presencia de empleados más jóvenes y más activos. ¿Pero esta preocupación realmente se justifica? ¿Somos menos productivos a medida que envejecemos?

La ciencia ha demostrado que nuestro cerebro cambia conforme envejecemos. Sin embargo, usualmente sus exploraciones se centran en el rápido desarrollo que se da en los seres humanos durante la gestación y los primeros tres años de vida y luego en el deterioro progresivo que se da posterior a los 70 años. Poco se había estudiado sobre qué ocurre al pasar de una etapa del desarrollo a otra, por ejemplo de "adulto joven" (entre los 18 y los 25 años) a "adulto medio" (cuya primera fase se sitúa entre los 25 y los 40 años y la segunda entre los 40 y los 65). Un grupo de científicos de la Universidad de Beijing en China decidió estudiar la estructura cerebral en el paso de una etapa a la otra y comprobó que si se da un "microcambio" en esta época.

Para llegar a tal conclusión, los científicos analizaron una base pública de resonancias magnéticas de 111 individuos entre los 18 y los 55 años, todos ellos completamente saludables. Las personas se habían sometido a una especie de resonancia más sensible en la que se observaban también las estructuras nerviosas. Los investigadores vieron algo diferente al comparar la edad de los pacientes con los resultados de la anisotropía, un valor del tejido cerebral que depende de la integridad de las fibras de sustancia blanca (parte de la médula espinal cubierta con fibras nerviosas). Cuanto mayor era la persona, menores eran los valores de la anisotropía. Tan evidente era este resultado, que los científicos podían predecir la edad del individuo con solo saber su valor anisotrópico.

Anteriormente no se habían estudiado estos componentes cerebrales para ver cambios en el cerebro adulto. Las zonas cerebrales que mostraron más cambios sí han estado relacionados anteriormente con deterioro cognitivo, como razonamiento pobre, memoria baja y tiempos de reacción más lentos. Sin embargo, estos cambios no tienen que ver con deterioro cognitivo en quienes ya participaban, de los participantes ninguno mostraba problemas mentales ni signos de demencia –pero ya se registraban los primeros antecedentes–. Para el equipo de científicos sí fue interesante corroborar que sí se dan cambios estructurales aún en la etapa considerada como la más estable del desarrollo cerebral Esta es solo la primera parte de una investigación mayor, que se concentra en saber los diferentes cambios del cerebro en los diferentes momentos de la vida. "Queda mucho trabajo por hacer. Por ahora, ya sabemos que esta es la etapa de la vida en la que se dan los cambios más sutiles, pero estos cambios son reales y no podemos pasarlos desapercibidos", reconoció a la prensa Tian. "Queremos saber la trayectoria de esos cambios en la microestructuras cerebrales en un grupo más grande de personas, y, en un futuro, poder hacer un modelo de cómo son los cambios del cerebro desde el vientre materno hasta la vejez extrema", puntualizó la especialista. Las posibles respuestas a nuestras preguntas inicial: está claro que la ventaja más importante de los adultos mayores es la experiencia, y podemos incluso observarlo en los patrones organizacionales en el cerebro mismo. 

Los jóvenes usan principalmente el hemisferio derecho del cerebro, el cual sabemos se encarga de procesar la nueva información. Es interesante que las personas mayores con bajo rendimiento tratan de “imitar” a los cerebros de los jóvenes, pero fallan, porque al disminuir en ellas la rapidez para procesar información no pueden seguir el ritmo de los cerebros más jóvenes. Por otro lado, las personas mayores con alto rendimiento usan un método diferente, ya que ellas “usan ambos lados” de sus cerebros, activando también redes en el hemisferio izquierdo. Las personas mayores exitosas usan sus cerebros de manera diferente, y al hacerlo lo realizan tan bien como los jóvenes. Una interpretación es que las personas de edad avanzada —al tener más conocimientos— confían más en su experiencia cuando procesan nueva información.

En vez de considerar toda la nueva información al momento de tomar una decisión, es posible que ellas extrapolen las experiencias pasadas, descartando partes de la nueva información y siendo más eficientes con los datos que tienen, y finalmente logren tan buenos resultados como los jóvenes que tienen cerebros más poderosos. De modo que los jóvenes, de hecho, pueden correr más rápido, pero las personas mayores conocen los atajos. Al final, al menos algunas personas mayores llegan igual de pronto a la meta. Finalmente el envejecimiento de la población está empezando a modificar las ventajas comparativas de los países, pero los empleadores inteligentes son capaces de hacer negocios con estos cambios en las fortalezas, aprovechando los nuevos perfiles de habilidades —¡y los atajos!— ofrecidos por sus trabajadores de edad avanzada.

Leave a comment

You are commenting as guest.
FaLang translation system by Faboba