Símbolo de los Niños Desaparecidos en Estados Unidos
0.0/5 rating (0 votes)

Símbolo de los Niños Desaparecidos en Estados Unidos

El trágico final del caso del pequeño símbolo de los niños desaparecidos en Estados Unidos. A 38 años de la desaparición, de Ethan Patz, sus padres -Julie y Stanley Patz- viven el final del capítulo más terrible de sus vidas.

Pedro Hernández, del barrio Maple Shade, en Nueva Jersey, confesó en mayo del 2012, que mató a Etan. Este martes, después de nueve días de juicio, un jurado declaró culpable a Hernández, de 56 años, de haber secuestrado y asesinado al niño Etan Patz. "Esta historia inspira cautela, un hito, una pérdida de la inocencia", afirmó el fiscal adjunto de Manhattan, Joan Illuzzi. "Es Etan quien simbolizará para siempre la pérdida de esa inocencia". Los abogados de defensa de Hernández aseguraron que este era un hombre con trastornos psicológicos durante el juicio, y que no podía diferenciar la realidad de la fantasía. La misma hija del asesino del niño declaró que su padre en una oportunidad habló sobre tener visiones de ángeles y demonios. El padre de Etan, Stanley Patz, y su esposa se convirtieron en activistas en la causa de los niños desaparecidos, y muchas leyes para la protección de los niños se han aprobado nacional y localmente a consecuencia de ese activismo. En 1983 el presidente Ronald Reagan decidió declarar el 25 de mayo el Día Nacional de los Niños Desaparecidos en honor a Etan Patz. La llamada automática que las escuelas hacen a los hogares cuando un niño no llega al salón de clases ha sido una de las tantas medidas que se han tomado para reaccionar a tiempo ante un caso de estos. La madre de Etan dijo que se vino a enterar de que su hijo estaba desaparecido ocho horas después, cuando no regresó del colegio. Como sucedieron Los Hechos: En 1979, en el vecindario del barrio neoyorquino de Soho, una zona habitada por gente de clase media-baja, el niño Etan Patz nunca abordó el autobús escolar, jamás lo volvieron a ver simplemente no regresó a su casa. Pedro Hernández, del barrio Maple Shade, en Nueva Jersey, confesó en mayo del 2012, que mató a Etan. dijo a la policía que engañó al niño ofreciéndole una bebida con el fin de estrangularlo hasta matarlo en el sótano de una bodega donde trabajaba muy cerca de la parada de autobús. Luego afirmó haber introducido su cuerpo en una bolsa y lo dejó tirado en un callejón lleno de desperdicios. La policía estuvo durante varios días rompiendo el piso de concreto de un sótano cerca de la parada de autobús a dónde se dirigía Etan la mañana de su desaparición. Su cuerpo no fue hallado.

Leave a comment

You are commenting as guest.
FaLang translation system by Faboba